Seleccionar página

Una boda conlleva ya de por sí bastantes preparativos como para, encima, tener que preocuparte con contratiempos y malas sorpresas que provocan disgustos tremendos. Por eso queremos hoy compartir contigo el testimonio de Marta, 26 años, que se casa el 26 de septiembre:

“Mi novio y yo lo teníamos casi todo preparado. Falta muy poco para la boda y la gente nos está empezando a dar regalitos, lo cual nos viene muy bien para afrontar los gastos previos a la boda. Pero la semana pasada, al acercarme al sitio donde queremos celebrar el banquete – un sitio de mucha fama en mi ciudad y que nos encantó desde el primer día – para hablar con la chica de los últimos detalles, me enteré de algo que me dejó muy desilusionada.

Resulta que una amiga mía nos quiere regalar un baile típico de mi provincia y al comunicárselo a la chica me contestó ella que era imposible. Me recordó que me dio una hoja con servicios concertados pero en aquel entonces pensé que era simplemente por si me interesaba, pero me dijo que eran servicios exclusivos y que no podía contratarlos por mi cuenta porque lo prohibían. Pasando por ellos, nos costaría unos 300 euros, cuando se trata de un regalo que nos quiere hacer una amiga. Mi novio y yo nos quedamos muertos.

Aparte, me dio una lista de bebidas para la barra libre y me dijo que eso era lo que iba a haber, nada más. Cuando la miré me di cuenta de que compraban las marcas más baratas de ron y whisky, mi novio me dijo que los invitados se disgustarían muchísimo si no pudieran beber lo que habitualmente piden. Así que nada… a un mes de la boda estamos en un mar de dudas.

Nos planteamos cambiar porque no nos parece serio por parte de ellos pero si nos cambiamos, aparte de que ningún otro sitio me gusta tanto como este, perdemos los 600€ que dimos de reserva hace unos meses. Sin contar con las invitaciones que están ya hechas y ponen el nombre del salón. Nunca hubiera imaginado que a tan poco tiempo de la boda nos pasaría algo así. Pero en parte es culpa nuestra por no haber preguntado todo, aunque claro, no lo sabíamos.”

Al leer el testimonio de Marta hemos pensado que sería útil recordar las 8 preguntas que tenéis que hacer antes de dar dinero para reservar un sitio.Son importantes y evitan muchos problemas:

1. ¿El precio del menú incluye el IVA?

2.¿ Podemos contratar los servicios que queramos (música, fotógrafo, espectáculos, cortador de jamón, venenciador, payaso…) o tenemos que cogerlo en exclusividad a través de Ustedes?

3. ¿El precio incluye la barra libre?

4. ¿Si ésta se prolonga, cuánto nos saldría cada hora suplementaria?

5. (si el salón está al aire libre) ¿En caso de que llueva, tienen Ustedes alguna alternativa (como un salón cubierto, etc…)?

6. ¿En caso de que tengamos que utilizarlo, conllevaría un gasto suplementario?

7. ¿Podemos elegir las bebidas de la barra libre?

8.¿En caso de problema ajeno a su voluntad (inundación, incendio, etc..) tienen otro sitio donde celebrar el banquete? ¿Dónde?

Y sobre todo, no olvidéis si hacéis una reserva mediante pago, realizar un contrato de pre-reserva en el que se estipule todas las condiciones y los acuerdos a los que habéis llegado.

Con eso esperamos que váis mejor informadas. De todas maneras siempre os aconsejaremos contar con los servicios de una wedding planner. Os ahorrará disgustos como este y muchos otros que probablemente ni os imaginéis.